¿Que comimos durante nuestra corrida de 90km en el desierto de Sonora?

Es igualmente importante tener una buena condición física, durante un largo e intenso período de esfuerzo físico, como comer e hidratarse adecuadamente. Hacer las dos cosas bien marcará una evidente diferencia. Viéndolo como una metáfora, podríamos decir que el cuerpo entrenado es como un coche. Entre más entrenado, más grande es el motor. Mientras que la comida y líquidos son el combustible que mueven al coche. Entre mejor comamos y nos hidratemos, más combustible tenemos y más eficiente.

Con esto en mente, es cómo trabajamos y diseñamos el menú para nuestra corrida de 8 a 10 horas (no sabíamos en ese entonces exactamente cuánto iba a ser) a través del desierto de Sonora. Ya teníamos el motor, ahora sólo faltaba elegir el combustible ideal. Asesorados por una excelente corredora, hermoso ser humano y gran nutriologa, Gaby Escalantes, dimos con la siguiente lista - menú:

Cuando tu ejercicio es intenso y prolongado, asegurarse de que comas y te hidrates suficiente es crítico. De todas las calorías quemadas durante una sesión intensa y prolongada de ejercicio, la gran mayoría proviene de carbohidratos, después grasa y por ultimo proteína. Por ende, cargarse de carbohidratos una semana antes de una aventura como esta es indispensable y también la razón por la cual en nuestra lista de combustible, los carbohidratos fueron predominantes, seguidos de grasas buenas (mantequilla de maní, aguacate, aceite de olivo...) y por último proteína.

fred

Siendo fans de Michael Pollan, específicamente de su libro "In Defense of Food", intentamos construir la lista solo con alimentos "reales", no comida procesada. Para la siguiente ocasión, incluso pensamos excluir geles de energía, waffles y similares, y substituirlos por comida "real" portable.

Una comida-ingrediente estelar que mantuvo nuestros motores marchando firmemente fue spirulina, usada como una fuente primaria de energía por los Aztecas. Era una comida que les daba mucha energía e incrementaba su fuerza, igual a nosotros. 

En general podemos decir que nuestra selección de combustible fue buena. Nos mantuvo corriendo 8 horas y 20 minutos a un paso firme y rápido. No sufrimos deshidratación, ni 'pegamos pared' por falta de energía. La próxima vezvamos a agregar comida "real" portable, como mencionamos antes y diseñaremos otro menú pensado para las condiciones específicas de la siguiente aventura. Si te preguntas dónde llevamos todo este combustible, teníamos una camioneta pick up siguiéndonos. Cada 10km hacíamos una parada de pocos minutos para recargar nuestras camelbak con comida y líquidos. La próxima vez no sabemos si tendremos una.

No somos expertos en nutrición, fuimos asesorados por uno. Nosotros amamos la vida saludable y sabemos que uno es lo que come. Por ende estamos constantemente leyendo, aprendiendo y cocinando comida sana. Si tú lector tienes comentarios y/o quisieras agregar algo a este blog post, por favor hazlo.

Post escrito por: Mauricio Díaz Arellano

Fotos por: Daniel Almazán Klinckwort

¡Comparte e inspira!