Born to Run Coach: Eric Orton

COMPARTE E INSPIRA

SUBITITULOS DISPONIBLES - click en el bóton de CC de la esquina inferior derecha.

 

De forma un poco general, ¿cómo y por qué fue que empezaste a correr?

Siempre he sido corredor. Recuerdo haber participado en eventos deportivos en 5to de primaria y siempre fui uno de los corredores más veloces. Siempre he corrido; a veces entrenando para otros deportes, como en la universidad que jugaba fútbol americano y corría para eso. También fui corredor de velocidad y de pista. Mudarme a Colorado realmente me acercó al mundo de la resistencia y como consecuencia acabé interesándome mucho por el running de montaña. Desde entonces correr en las montañas ha sido todo lo que quiero hacer: correr carreras de montaña, correr en trails, explorar corriendo y lógicamente también entrenar mucho. Eso fue una buena manera de construirme a mí mismo una profesión como coach de atletas.

¿Cómo es tu entrenamiento en el día a día, incluyendo aspectos como entrenamiento y nutrición?

Hago mucho entrenamiento de ritmo cardiaco con mis atletas y es así como podemos controlar la intensidad con la frecuencia cardiaca y velocidad, logrando que cada atleta pueda entrenar a su propio nivel de habilidades, lo cual es sumamente importante. Así gradualmente vamos trabajando hacia atrás, dependiendo de cual sea su meta de carrera. Trabajar de esta forma, hacia atrás, nos permite entender cuánto tiempo tenemos que entrenar para poder cumplir esa meta y también para integrar los aspectos nutricionales. Hay como dos caras de la moneda para la parte de nutrición. Está la nutrición cotidiana, que es lo que se debe tomar en las comidas de todos los días y cómo eso es muy importante como combustible para correr y para entrenar. No obstante, no sólo eso importa, sino también lo que comes cuando estás afuera corriendo y lo que vas sintiendo para poder desempeñarte con buena energía. Entonces empujo mucho la parte de comer bien, de comer limpio y de alejarnos del mal hábito de ingerir el azúcar que es tan nociva para toda sociedad. Así es como me enfoco en realmente motivar a mis atletas a que tomen alimentos limpios y naturales. Ellos pueden decidir si comen carne o si no comen carne, pero sí que sea una dieta alta en vegetales y muy balanceada entre grasas, proteínas y carbohidratos.

En todo este tiempo corriendo, ¿has desarrollado algún tipo de filosofía hacia correr que consideres es la tuya?

Se me ha creado una cierta fama por combinar el entrenamiento de fuerza, por toda la importancia que tiene al correr, con el enfoque que tengo en trabajar nuestros pies para poder convertirnos en corredores sanos, aplicando estos dos conceptos a lo esencial que es la forma de correr para lograr longevidad y alto desempeño. De esta forma empujo todo el aspecto de alto desempeño para entrenar a atletas para correr carreras. Intento combinar esos 3 aspectos, lo cual lleva a aumentar el desempeño, la longevidad y la salud al correr, así que nuevamente, las 3 cosas son genuinamente importantes: cómo usamos nuestros pies, como ello afecta nuestra fuerza y después el entrenamiento físico de correr en sí para carreras específicas.

Hace 10 años viniste a México a otra gran aventura corriendo, ¿qué se siente haber regresado y qué ha cambiado en ti desde entonces?

Hace 10 años, cuando fui a las Barrancas del Cobre, no teníamos idea a qué llevaría eso; fue algo que me cambió la vida. Es evidente que cambió mi carrera profesional y me puso en un escenario de clase mundial que me ha permitido apoyar a muchos corredores y eso ha sido lo que ha cambiado mi vida. Al mismo tiempo, la gente me pregunta si yo regresaría a las Barrancas y yo les he dicho que no, porque eso fue una oportunidad única que fue sumamente especial, pero que me encantaría regresar a México de diferente forma. Entonces cuando surgió esta oportunidad me emocioné porque sentí el plan bien internamente y algo me dijo que las cosas podrían darse muy bien. Me gustaron las personas asociadas a esto e incluso el proyecto en sí me movió los hilos de mi corazón, sentí que podía ser algo especial, y realmente lo fue. Me encantó haber podido correr entre las comunidades de Oaxaca y haber sido testigo de cómo la gente se emociona por correr y de cómo se ilusionan con sus propias comunidades. Estuve pensando anoche y reflexioné en lo que fue especial para mí: yo vengo de un pueblo de turistas y haber podido ver cómo estas personas quieren hacer crecer la industria del eco-turismo aquí y de lo importante que correr podría ser para lograrlo, así como lo emocionados que están por compartir lo que tienen aquí. Todo eso fue muy, muy especial para mí y también haber podido conocer a todas estas personas.

¿Cómo fue que te enteraste de Aire Libre y qué fue lo que hizo que quisieras formar parte?

Yo tengo un amigo especial que vive en la Ciudad de México, Javier, y él asistió a uno de mis campamentos para corredores el año pasado. Hemos tenido la oportunidad de conocernos muy bien y yo me convertí en su coach, lo cual me permitió conocer a su familia. No estoy muy seguro de cómo inició esa conversación, pero entonces el equipo de Aire Libre se acercó conmigo, preguntando si me interesaba participar en este proyecto. El visto bueno de Javier me hizo estar seguro que éstas eran buenas personas y yo confío mucho en mi intuición para este tipo de cosas. Simplemente sonó exactamente como algo en lo que a mí me gustaría involucrarme y quizá continuar involucrado más adelante.

Cuéntanos un poco sobre tu experiencia en Oaxaca.

Sabes, es una pregunta complicada porque cada día continuaba contando su propia historia, incluso cada sección del trayecto que recorrimos corriendo representó su propia pequeña historia. Por ejemplo, la lluvia. Yo odio correr en la lluvia, pero llovió todo el día ese primer día y es algo que siempre voy a recordar porque odio correr en la lluvia pero ahora me encanta por haber vivido esa especial experiencia. Otro ejemplo es el lazo que se forma entre corredores, la oportunidad que tuvimos de conocernos y de conocer a los locales que corrieron con nosotros. Además haber podido observar ese tremendo paisaje que es totalmente distinto a lo que estoy acostumbrado al correr fue otra cosa que fue muy especial para mí. Haber podido aprender de una cultura distinta a la mía y observar la simplicidad con la que esas personas viven sus vidas en este lugar es algo que es muy inspirador. Esto no significa que nosotros tengamos que vivir así todo el tiempo, pero si podemos tomar pedacitos de esa simplicidad y de cómo esas personas siempre tienen una sonrisa en sus caras, de cómo la comida puede ser tan sencilla cada día, pero al mismo tiempo tan buena, son numerosas lecciones que podemos tomar de estas personas y llevarlas con nosotros para integrarlas a nuestras vidas cotidianas. Entonces pienso que además de correr por lugares espectaculares, esta es una forma en la que quizá podemos crecer y convertirnos en mejores personas.

¿Qué impresión te dio la forma de vivir de la gente en este lugar y la forma en la que manejan sus comunidades?

Yo vivo en un pueblo en la montaña y por eso creo que entiendo ese sentimiento especial que eso genera y lo que es vivir una vida simple, pero haberlo observado a este nivel fue algo tan inspirador y creo que todo eso nos lleva de regreso a la idea de que "la vida debería de ser algo sencillo", pero tenemos la tendencia a exigirnos demasiado. Muchas veces escuchamos que la música es el lenguaje internacional, pero yo creo que correr es la actividad o deporte internacional, y así pienso que con la escena de eco-turismo que se está dando por aquí, pienso que podemos traer a personas a este lugar a que estén activas y a que puedan ser testigos de este paisaje increíble, para que así al mismo tiempo también puedan regresar a tener un estilo de vida simple en el que no tengamos que estar usando nuestros teléfonos todo el tiempo y en el que no tengamos que estar viviendo de día a día. Como grupo estuvimos bromeando que los últimos 3 días parecieron toda una vida, y yo pienso que cuando logras bajarle a la velocidad a tu vida y logramos estar presentes en el momento, prestando atención a lo que estamos haciendo en ese momento, la vida por sí sola baja su velocidad y yo considero que existe una profunda alegría en lograr eso. Es esa alegría la que observé en esas personas.

¿Hay algún consejo que quieras darle a corredores y potenciales corredores que siguen a Aire Libre?

Primero que nada, vengan para acá, en verdad es increíble lo inacabable que es este terreno por el que te puedes aventurar. Es tan diverso que puedes ponerte tan extremo o no tan extremo como quieras. Puedes correr de pueblo a pueblo y así crear tu propia aventura. Saca un mapa y ármate tu propio pequeño itinerario de aventura corriendo, como hicimos nosotros, y corre hacia el siguiente pueblo; detente a experimentar la comida y las vistas y así tendrás tu propia experiencia inolvidable.