Don Chapito, el Hombre Medicina Seri

Su mirada refleja un misterioso estado de conciencia que hace preguntarse si es el de un sabio anciano o el de un inocente niño. Su cuerpo parece ágil y elástico, a pesar de que es un cuerpo que tiene ya alrededor de 85 años (la realidad es que nadie sabe con exactitud su edad). Su presencia es fuerte, pero al mismo tiempo ligera. Estos elementos convierten a Don Francisco Barnett, mejor conocido como Chapo o Chapito, en un personaje que casi inevitablemente acaba transformando a quien se le acerca y tiene la oportunidad de interactuar con él.

Don Chapito es el hombre medicina del Pueblo Seri y ello se debe a que es el heredero directo de una estirpe que está puramente preservada desde tiempos ancestrales en los que los primeros Seris se asentaron en la costa del Desierto de Sonora. Es el guardián y quien preserva esas centenarias tradiciones que incluyen cantos sagrados, conocimientos profundos de herbolaria, y otros tipos de medicina natural que no sólo curan la salud, sino también el espíritu.

Cuando estuvimos en el punto más difícil de la aventura de AL-01, después de haber corrido 65 kilómetros y cuando nos enfrentamos con subidas de varios kilómetros de longitud, Chapito utilizó sus cantos sagrados para inyectar fuerza y poder en nuestros ya agotados cuerpos. Lo cierto es que su vívida energía fue uno de los factores que nos impulsó a continuar hasta la meta en el Mar de Bahía de Kino.

Don Chapito conoce profundamente bien toda la variedad de cantos del Pueblo Seri, quienes acostumbran cantarle a los elementos que les rodean y que ellos consideran sagrados: el Mar, el Viento, el Desierto, el Sol, la Luna, entre otros. Otros cantos que Chapito utiliza mucho incluyen palabras de sanación y palabras que buscan conectar a quienes las escuchan con la energía del gran Espíritu Creador. 

Su rol como guardián de la tradición lo ha llevado a viajar a lejanos países en Europa, Sudamérica y Centroamérica, donde él gustoso comparte sus luminosos cantos y música con interesados interlocutores de diferentes nacionalidades. Comúnmente participa también en consejos de ancianos de diferentes tradiciones y culturas indígenas, siempre orgullosamente representando a su Pueblo Sonorense. Este legado ha sido heredado a sus hijos, entre ellos principalmente Raymundo y Francisco "Pancho" Barnett, y serán ellos quienes continúen preservando esas joyas culturales de este pueblo singular.

Chapito es un anciano de espíritu joven y es originario de Punta Chueca, una de las dos principales comunidades Seris. De joven fue boxeador, pescador y posteriormente pasó a ocupaciones que tienen más que ver con alimentar el espíritu. Es una persona auténticamente fascinante, a quien esperamos algún día tengas la fortuna de conocer.

Post escrito por Manuel Morato

Fotos por Daniel Almazán Klinckwort

¡Comparte e inspira!