#WeekendTrails: New York

Comparte e inspira

Nueva York es sin duda una de las mejores ciudades para correr en el mundo. Cada esquina representa un sin fin de posibilidades en cuanto a paisajes, personajes y energías. El ser una de las metrópolis mas activas y mejor desarrolladas del mundo, hace de NYC una joya para todo corredor. En esa edición de #WeekendTrails x Aire Libre aprovechamos una visita a la gran manzana para armar una ruta de 22 km que recorre la parte sur de Manhattan desde Central Park hasta los puentes de Brooklyn y Manhattan (y de regreso), pasando por Grand Central Station, el Empire State, la New York Public Library, the High Line, el Hudson River Park y Chinatown.

Te invitamos a recorrer esta grandiosa ruta cuando visites Nueva York y a seguir nuestra sección de #WeekendTrails para encontrar diferentes rutas alrededor del mundo creadas y curadas por el equipo de Aire Libre.

texto y fotos x @dklinckwort

Para ver el mapa de la ruta a detalle da click aquí.

Da click en el mapa para acceder a la ruta.

Da click en el mapa para acceder a la ruta.

Fotos de la ruta:

Calles de NYC. La luz de la mañana iluminando los edificios es algo muy especial. Recomendamos salir temprano para vivir esta ruta en su mayor esplendor.

Calles de NYC. La luz de la mañana iluminando los edificios es algo muy especial. Recomendamos salir temprano para vivir esta ruta en su mayor esplendor.

Calles de NYC.

Calles de NYC.

El Empire State Building visto desde 5th Avenue.

El Empire State Building visto desde 5th Avenue.

The High Line. Recomendamos llegar a este punto de la ruta a las 7am para evitar que haya mucha gente.

The High Line. Recomendamos llegar a este punto de la ruta a las 7am para evitar que haya mucha gente.

La High Line es un parque de 2.30km de largo creado en una sección elevada del Central Railroad de Nueva York. que estuvo abandonada por muchos años.

La High Line es un parque de 2.30km de largo creado en una sección elevada del Central Railroad de Nueva York. que estuvo abandonada por muchos años.

The High Line ofrece increíbles vistas y areas verdes.

The High Line ofrece increíbles vistas y areas verdes.

Hudson Bay Park. Este parque ofrece la infraestructura perfecta para correr a lo largo del rio.

Hudson Bay Park. Este parque ofrece la infraestructura perfecta para correr a lo largo del rio.

Hudson Bay Park con vista al Hudson River y Nueva Jersey.

Hudson Bay Park con vista al Hudson River y Nueva Jersey.

Hudson Bay Park con vista al Hudson River y Nueva Jersey.

Hudson Bay Park con vista al Hudson River y Nueva Jersey.

Tribeca es uno de los barrios más elegantes y deseados de Manhattan. Sus calles están llenas de galerías de arte, tiendas de diseñador, restaurantes y bares.

Tribeca es uno de los barrios más elegantes y deseados de Manhattan. Sus calles están llenas de galerías de arte, tiendas de diseñador, restaurantes y bares.

The David N. Dinkins Manhattan Municipal Building.

The David N. Dinkins Manhattan Municipal Building.

El Brooklyn Bridge conecta la isla de Manhattan con el barrio de Brooklyn. Este puente cuenta con un paso peatonal en el centro que te permite cruzar de un extremo a otro con vistas increíbles hacia el Puente de Manhattan y la Estatua de la Libertad.

El Brooklyn Bridge conecta la isla de Manhattan con el barrio de Brooklyn. Este puente cuenta con un paso peatonal en el centro que te permite cruzar de un extremo a otro con vistas increíbles hacia el Puente de Manhattan y la Estatua de la Libertad.

Vista del Manhattan Bridge desde el puente de Brooklyn.

Vista del Manhattan Bridge desde el puente de Brooklyn.

Turistas en el puente de Brooklyn.

Turistas en el puente de Brooklyn.

Vista hacia Manhattan desde el Brooklyn Bridge.

Vista hacia Manhattan desde el Brooklyn Bridge.

Entrada al Manhattan Bridge desde Brooklyn.

Entrada al Manhattan Bridge desde Brooklyn.

Manhattan Bridge.

Manhattan Bridge.

Manhattan Bridge.

Manhattan Bridge.

Vista de un campo de Baseball desde el Manhattan Bridge

Vista de un campo de Baseball desde el Manhattan Bridge

Vista desde el Manhattan Bridge.

Vista desde el Manhattan Bridge.

Chinatown.

Chinatown.

Nueva York.

Nueva York.

Las calles de Manhattan.

Las calles de Manhattan.

NYC <3

NYC <3

Síguenos en Instagram

#WeekendTrails: Tlaxcala (Peñas del Rosario + La Malinche)

#WeekendTrails: Tlaxcala (Peñas del Rosario + La Malinche)

Tlaxcala es el estado más pequeño de todo México y quizá uno de los menos mencionados en cuestión de turismo. Esto es comprensible, teniendo tan cerca lugares con alta densidad de visitas, como lo son la Ciudad de México, Puebla y Veracruz. Aún así, hace algunas semanas fuimos a explorar este estado miniatura y descubrimos dos joyas escondidas para aficionados del trail running, del montañismo y de la Madre Tierra.

#WeekendTrails: San Francisco, California

San Francisco, California, es probablemente una de las ciudades más visitadas en Estados Unidos por turistas de todo el mundo. Su ubicación geográfica es sumamente privilegiada: se encuentra en la punta de una península, lo cual significa que está rodeada por el mar. Hacia el este se encuentra la Bahía de San Francisco, con vistas hacia el otro lado de otras poblaciones como Oakland o Berkeley. En el norte está el paso que abre el acceso a la misma bahía: una relativamente pequeña entrada bautizada por los primeros pobladores como el Golden Gate (la entrada da su nombre al célebre puente). Hacia el oeste, descansa plácido el monumental Océano Pacífico, con sus playas de variados nombres.

La situación de mar en casi todas las direcciones genera dos temas interesantes para corredores – 1) que se puede caminar y correr por rutas escénicas rodeadas de mar, veleros, islas y colosales puentes de fama mundial y 2) que los vientos provenientes del mar hacen que la calidad de aire de la ciudad sea muy buena prácticamente todo el tiempo. Adicionalmente, la península de San Francisco es alcanzada por una corriente fría de aire que fluye desde el norte, haciendo que la urbe se caracterice por un clima fresco y frío, también la mayor parte del año. Esto también es algo bueno para nosotros, corredores.

Por último, antes de entrar en los detalles de las rutas que hicimos por esta gran ciudad, no podemos dejar de mencionar lo que ya todo el mundo sabe: que el otro gran placer de correr aquí es todo lo que se puede apreciar al ir a pie. Las casas victorianas, los abundantes parques que parecen bosques, las lomas que permiten tener inspiradoras vistas, el Embarcadero, el área de Downtown con todos sus rascacielos, entre otros. Cada barrio tiene su personalidad muy marcada y experimentar varias de ellas en una sola corrida es como un regalo para quien decide recorrerlas. Les compartimos entonces las dos rutas que hicimos por aquí.

Ruta 1 – Desde la Bahía hasta el Océano

Arranqué por el Embarcadero, del lado noreste de la península, corriendo un rato al lado del mar y después yendo a la izquierda por Market Street, la calle más conocida por su concentración de turistas y tiendas. Market Street no es la mejor calle para correr si vives en la ciudad, pero si la estás visitando es ideal para ver toda la zona de Downtown, con sus altos edificios y con su diversidad de gente. Además Market Street es una diagonal que lleva directo a las calles que cruzan de este a oeste la ciudad.

Al pasar la avenida Van Ness (una de las principales que va de norte a sur), busqué llegar a Hayes Street, para así pasar estratégicamente por Hayes Valley (otra zona bonita) y por el Alamo Square, un pequeño parque arriba de una loma donde están las muy conocidas Painted Ladies, un grupo de casas victorianas famosas por aparecer en el comienzo de la serie Full House, mismas que tienen detrás suyo de fondo una de las mejores vistas del Downtown de San Francisco.

Seguí de ahí hacia el Panhandle, un parque que lleva hacia el Golden Gate Park, y que por su forma parece el mango de un sartén (siendo el parque grande ese sartén). El Panhandle está rodeado de las típicas casas victorianas de San Francisco y además es un parque muy relajante, lleno de otros corredores y ciclistas. Eventualmente se llega al extremo este del Golden Gate Park, el principal de la ciudad por su tamaño – es 20% más grande que el Central Park en Nueva York.

Este parque en sí es toda una experiencia. En él encontramos desde grandes explanadas donde la gente practica deportes o hace picnics, un conservatorio de flores muy grande construido en 1879, uno de los museos de historia natural más grandes del mundo (la California Academy of Sciences, diseñada además por Renzo Piano), otro museo de arte contemporáneo (de Young Museum), un jardín japonés, unos jardines botánicos, canchas de polo con sus respectivos corrales de sementales y hasta de bisontes, un lago artificial muy zen también de estilo japonés (en el que es posible navegar en pequeños botes), y por supuesto, un sin fin de trails que transportan a cualquier corredor más a la experiencia de un bosque que a la de un parque urbano.

Eventualmente el parque acaba casi en Ocean Beach, en el Océano Pacífico y de pronto pasé de estar rodeado de gigantescos árboles a tener el mar y la arena frente a mí. Fueron casi 16 km de puras sorpresas y de disfrutar este gran parque.

Detalle de la ruta en Runkeeper: https://runkeeper.com/user/ememorato/route/4601907

Mapa Ruta 1

Mapa Ruta 1

Ruta 2 – Embarcadero a Sausalito

La segunda ruta fue más planeada y quizá más escénica que la primera. Salimos nuevamente del Embarcadero en un día muy fresco pero totalmente despejado, con el Sol brillando intensamente. El Embarcadero es algo así como un malecón y como su nombre lo indica, cuenta con varias marinas donde se almacenan diferentes tipos de embarcaciones. Es otra de las zonas más turísticas de San Francisco, ya que comienza en el extremo oriente donde termina Market Street y sigue hasta el Fisherman's Wharf, una zona histórica que incluye los antiguos tranvías y un cable car, así como muchos restaurantes con vista al mar.

Pasando la parte con mayor densidad de turistas, continuamos avanzando hacia el Golden Gate Bridge, pasando en el camino por Fort Mason, por cuyos alrededores hay varios parques y zonas verdes también pegadas al mar. Es una zona realmente hermosa y vistosa. Siguiendo esta ruta eventualmente se llega a la zona de la Marina, misma que es conocida por ser un área afluente de la ciudad y donde se pueden apreciar casas bonitas, así como muchos más botes y barcos. El paisaje en este punto comienza a ser dominado por el imponente puente rojo en la distancia.

Poco a poco, el puente se fue acercando conforme avanzamos, hasta que finalmente lo tuvimos casi en frente de nosotros. Entonces siguió la parte más emocionante de la ruta: subir al puente y cruzarlo corriendo hacia Marin County, el condado vecino al norte de San Francisco. La subida es empinada, pero en el camino fuimos distraídos frecuentemente por la legendaria pieza de ingeniería. Ya arriba del puente, las vistas de San Francisco, con toda la Bahía a su lado, son un verdadero espectáculo. Asimismo, los grandes pilares y torres del puente ofrecen también una perspectiva muy distinta a la de las postales o fotos típicas del ícono de SF. El puente mide 2.5 km aprox. y cruzarlo corriendo es genuinamente una experiencia memorable, ya que estás literalmente corriendo encima de uno de los puentes más impresionantes, más hermosos y más fotografiados del mundo.

Ya del lado de Marin County, avanzamos por subidas y bajadas hacia Sausalito, un pequeño y pintoresco pueblito californiano donde viven (o tienen una casa) muchos artistas y famosos. Sausalito representó un lugar ideal para terminar esta gran ruta, ya que ofrece una atmósfera tranquila, así como vistas del mar que relajan el espíritu y muchos restaurantes con comida deliciosa. Después de ganarnos la comida con todos esos kilómetros, tomamos un ferry que nos cruzó la bahía de regreso a San Francisco.

Detalle de la ruta en Runkeeper: https://runkeeper.com/user/ememorato/route/4601922

Mapa Ruta 2

Mapa Ruta 2

#WeekendTrails: Zacatecas

Zacatecas es más conocida por su arquitectura colonial, por su glorioso pasado minero y por haber sido sede de una de las batallas más importantes de la Revolución Mexicana, que por ser una ciudad amigable para corredores. Fue por esto que esta pequeña capital del estado que lleva el mismo nombre (apenas alrededor de 300,000 habitantes) acabó siendo una muy agradable sorpresa como lugar para correr. Les platico por qué.

Altura – Zacatecas se encuentra sobre la gran meseta central mexicana, a una altura ligeramente mayor que la Ciudad de México: alrededor de los 2,400 metros sobre el nivel del mar. De forma similar que la capital del país, esa altura la convierte en una sede ideal para personas entrenando para carreras o competencias largas. Adicionalmente, la altura hace que la ciudad tenga en general un clima bastante fresco, también propicio para correr.

Vistas – La mayoría de turistas que visitan la capital zacatecana lo hacen para ser testigos de esta parte: su riqueza arquitectónica colonial. El corredor que pase por el centro histórico será sorprendido una y otra vez por una abundante variedad de callejones, plazuelas, iglesias y edificios antiguos, así como por monumentos, jardines y hasta un antiguo acueducto. En ocasiones podría decir que hasta me costó trabajo concentrarme en correr, porque constantemente deseaba parar a tomar fotos de las sorprendentes vistas.

Cerros – No es coincidencia que siendo un epicentro minero,  Zacatecas haya sido fundada sobre terreno accidentado y montañoso. La ciudad descansa literalmente en el fondo de una cañada rodeada de varios cerros de mediana altura, por lo que su topografía está caracterizada casi en su totalidad por subidas y bajadas. Algunos de los cerros que la rodean son incluso atracciones turísticas que se encuentran pegados a la zona urbana, como La Bufa, sobre el cual hay un mirador, un par de museos y una vista singularmente privilegiada de la ciudad. Los cerros, junto con la altura, suman más puntos a Zacatecas como un gran destino para correr.

Parques – Las zonas verdes son también cercanas amigas de la gente que corre y Zacatecas cuenta con varias. La Alameda y el Parque Sierra de Alica son ejemplares más pequeños, pero muy bonitos y refrescantes. Estos pequeños parques no serían suficientes si no se encontrara hacia la parte sur de la ciudad su joya de esparcimiento: el parque La Encantada. El lugar hace honor a su nombre y por él corre un circuito de más o menos 2 kilómetros, el cual rodea a una plácida laguna con algunos monumentos a sus orillas. Hay muchos árboles e incluso una buena cantidad de patos y cisnes, ofreciendo así una rica experiencia de calma.

Además de todo este análisis de la Zacatecas corredora, hay algunos otros elementos positivos para entrenar en la ciudad. Por las faldas orientales de La Bufa se encuentra el estadio de los Mineros de Zacatecas, el cual está normalmente abierto al público con acceso a su impecable pista de atletismo (ideal para entrenar velocidad de forma cómoda y gratuita). En el camino a La Encantada se atraviesa también, de forma sorpresiva, una estación de ferrocarril con varios trenes ya abandonados. Así fue cómo no faltaron las sorpresas en mi corrida larga de 19 kilómetros por este singular lugar.

Les comparto por último tres rutas distintas. La primera recorriendo el centro histórico y bajando hasta La Encantada para después volver al centro y correr por el lado norte de La Bufa, hacia el oriente de la ciudad y posteriormente de regreso al centro. La segunda básicamente corriendo en círculos por todo el centro histórico. La tercera una rodeada a toda La Bufa, subiendo a un pequeño cerro cercano, para posteriormente subir y bajar La Bufa antes de terminar cerca del centro histórico. La primera y la tercera incluyeron subidas intensas por el cerro de La Bufa, mientras que la segunda fue más tranquila en cuanto a altura, negociando las subidas y bajadas del centro histórico.

Corrida 1 – detalle en: https://runkeeper.com/user/ememorato/route/4590354

Captura de pantalla 2017-04-15 a las 21.48.03.png

#WeekendTrails: Guadalajara, Jalisco, México

En Guadalajara, de forma similar que en la Ciudad de México, hay muchas atracciones arquitectónicas e históricas que vale toda la pena apreciar y ver. Como siempre abogamos en Aire Libre, la mejor forma de explorar los rincones más interesantes y dignos de ver, es corriendo. Hace un par de semanas visité la segunda ciudad más grande de México por temas de trabajo y aproveché mi hospedaje en la colonia Ladrón de Guevara, por la conocida y transitada avenida Hidalgo, para salir muy temprano por la mañana a dar un buen paseo corriendo.

Mi intención fue correr hacia el centro histórico de la ciudad, donde se encuentran edificios coloniales que dan gran parte de su identidad a Guadalajara: la Catedral, el Palacio de Gobierno, el Teatro Degollado y el Hospicio Cabañas (hay varios más, pero éstos fueron los principales por los que quise pasar). Para hacerlo, me fui casi en línea recta hacia el oriente, por las calles de las hermosas colonias antiguas cercanas a Avenida Chapultepec; primero por Justo Sierra y después por la misma Hidalgo, la cual desemboca prácticamente frente a la Catedral de Guadalajara.

La Catedral de Guadalajara a la hora del amanecer.

La Catedral de Guadalajara a la hora del amanecer.

Después de echar un vistazo a la que es considerada una de las catedrales más impresionantes del país, me seguí corriendo justo por su costado norte para llegar a la Plaza de la Liberación que está justo a sus espaldas.

Las espaldas de la Catedral, desde la Plaza de la Liberación.

Las espaldas de la Catedral, desde la Plaza de la Liberación.

Del otro lado de la plaza está el icónico Teatro Degollado, probablemente el más importante de la ciudad. El centro tiene andadores peatonales que son ideales para correr temprano por la mañana, ya que son seguros, evitan tener que cruzar calles con semáforos y a esas horas están prácticamente vacíos. A partir del Teatro Degollado la ruta sigue justamente por uno de estos andadores, el cual lleva directamente hasta la Plaza Iberoamérica, donde se encuentra el emblemático Hospicio Cabañas. Tuve oportunidad de tomar una buena foto mientras estaba amaneciendo detrás del ahora imponente museo.

El sol salía detrás del Hospicio Cabañas.

El sol salía detrás del Hospicio Cabañas.

Llegó entonces el momento de dar media vuelta para regresar por donde había llegado. Retorné por el mismo andador, hasta llegar nuevamente hasta la Catedral, esta vez por el costado sur, donde se encuentra el zócalo, llamado Plaza de Armas, y donde se encuentra también el barroco Palacio de Gobierno del Estado de Jalisco. De ahí, para no complicarme mucho, corrí hasta la calle Juárez, misma que es bastante transitada, pero nuevamente por las tempranas horas del día, el tránsito no era aún pesado. La calle Juárez es la que eventualmente se transforma en la conocida Avenida Vallarta, pero justo antes de cambiar de nombre, permite pasar al lado de la Rectoría de la Universidad de Guadalajara, la segunda más grande casa de estudios de México (después de la UNAM) y la cual tiene todo el sentido apreciar. A espaldas del Museo de las Artes de la UDG, hacia el sur de la Rectoría sobre la Avenida Enrique Díaz de León, surge de pronto a la vista el gótico Templo Expiatiorio con sus afiladas torres, rodeado por un modesto parque.

El Templo Expiatorio.

El Templo Expiatorio.

Correr por el Expiatorio permite acercarse al inicio de la sección que considero la más bonita de la calle que considero la más hermosa de todo Guadalajara: la Avenida Libertad (es mi opinión). Justamente recorrer la sección de esta calle que comprende desde la Avenida Díaz de León hasta la Avenida Chapultepec representa un deleite para los sentidos. Es una avenida amplia, llena de antiguos árboles frondosos, de casonas bien preservadas de las épocas de oro de la colonia Americana, de gente pasando veloz en sus bicicletas y de varios lugares sumamente simpáticos para desayunar, comer o echar el café. Creo que lo ideal sería que ustedes recorran esa parte de la Calle Libertad y después me digan qué les pareció.

Panorámica de Guadalajara al atardecer.

Panorámica de Guadalajara al atardecer.

Pasando ya la parte atractiva de Libertad, me pasé a la Avenida de La Paz, la cual no carece tampoco de vistas que valen la pena. Crucé Avenida Chapultepec, continuando así hacia el poniente e ingresando en la colonia Lafayette. Posteriormente crucé la Avenida Unión (hacia el norte cambia de nombre a Avenida Américas) y continué hasta la colonia Arcos Vallarta, donde ya me detuve a unas cuantas cuadras de la Glorieta de la Minerva. Lo único que pude pensar al detenerme fue en el recuento de todos los lugares tan interesantes por los que pasé en menos de una hora corriendo. Por eso digo que es de las mejores rutas que he hecho en Guadalajara.

Otra de la Catedral de día.

Otra de la Catedral de día.

¡Les recomiendo la prueben y nos platican qué les pareció! Lo ideal es ir temprano por la mañana, saliendo a las 6:15 o 6:30 de la mañana; así se evitan tránsito excesivo y autos echando sus gases tóxicos a su lado. Además, Guadalajara es una ciudad con mañanas muy frescas, van a disfrutar el rico frío de esas horas matutinas. ¡Disfruten su corrida urbana por la urbe tapatía!

Detalle de la ruta en Runkeeperhttps://runkeeper.com/user/ememorato/route/4545560

#WeekendTrails: Isla del Sol, Lago Titicaca, Bolivia

La vista majestuosa del Lago Titicaca hace honor al adjetivo que desde hace siglos le han atribuido los Incas y Aymaras de la zona: sagrado. Los incas mismos escribieron que de las aguas del lago surgieron Manco Capac y Mama Ocllo, semi-dioses hijos del dios Viracocha (Dios del Sol) quienes según la mitología fundaron toda la civilización Inca. Los locales hablan también de cómo este lago encierra incontables misterios, desde pirámides escondidas en sus profundidades hasta antiguas ciudades resplandecientes presentes en la zona. Lo cierto es que siempre sentí que en ese lugar hay mucho más que solamente agua e islas.

Un árbol afortunado que logró crecer en medio del Lago.

Un árbol afortunado que logró crecer en medio del Lago.

Se sabe que a sus 3,812 metros de altura, es el lago navegable más alto del mundo. Es además un lago sumamente grande, el número 19 del mundo en cuanto a extensión. Su superficie está dividida entre dos países: Perú y Bolivia. A mí me tocó pasar más tiempo del lado boliviano, en una de sus 36 islas, por cierto una de las más grandes: la Isla del Sol. Justamente es esta isla el epicentro de todas las leyendas que existen sobre la cosmovisión Inca y el Lago Titicaca. Para llegar tomé un bote desde la pequeña ciudad costera de Copacabana.

De Copacabana hacia la Isla del Sol en bote.

De Copacabana hacia la Isla del Sol en bote.

Pasé un poco más de dos días en este hermoso y virgen lugar. La isla mide aproximadamente 12 kilómetros de punta a punta, con un terreno irregular caracterizado por muchos cerros. Lo de los cerros es una maravilla, porque ofrece así unas vistas impresionantes del Lago y de las montañas nevadas que hay alrededor del lado boliviano. El terreno es pedregoso y árido, probablemente influido por la altura, la cual por cierto se hace sentir en casi todo momento.

Explorando el lado sur de la isla.

Explorando el lado sur de la isla.

Estando en la isla, decidí que no podía dejar pasar la oportunidad de salir a explorarla corriendo. Justamente en el día de Navidad, salí del lado sur de la isla con la intención de correr hasta el lado norte. Tomé un histórico camino Inca, hecho de piedra, que cruza prácticamente toda la isla, subiendo y bajando las amplias lomas que caracterizan el paisaje. Las vistas son verdaderamente un regalo, pero al mismo tiempo el aire estaba frío y se sentía cortante en los pulmones. Además el soroche o mal de altura se escabullía en mis sienes y me hacía sentir una presión en el cráneo que no dolía, pero sí incomodaba.

El camino Inca que cruza la Isla del Sol de norte a sur.

El camino Inca que cruza la Isla del Sol de norte a sur.

En el camino pasé varios grupos de turistas que iban regresando de su paseo por el lado sur y que se estaban hospedando en la parte norte. La verdad es que sí se me quedaban viendo muy curiosos, quizá pensando "¿y a éste, qué le picó?"; otros me echaron porras, incluso pude sentir que tal vez sintieron un poco de envidia por verme tan móvil recorriendo toda la isla. Me subí en casi todos los cerros que se presentaron en mi camino y además tuve el placer de ver un atardecer inspirador al regreso.

La casita de un granjero local.

La casita de un granjero local.

Un atardecer espectacular para culminar la mini-expedición.

Un atardecer espectacular para culminar la mini-expedición.

Lo mejor de la isla es la oportunidad de conocer a los pueblos ancestrales que habitan en ella, en su mayoría los llamados Aymaras. Es gente que lleva siglos llamándole hogar a esta isla, conservando muchas de sus tradiciones intactas, las cuales fueron para mí verdaderamente educadoras y fascinantes. Los Aymaras locales viven mayormente de la pesca, agricultura y ganadería; en el camino me topé con muchas de sus llamas y alpacas.

Una fiesta Aymara por la que me tocó pasar.

Una fiesta Aymara por la que me tocó pasar.

Una manada de alpacas, fuente de lana y de carne.

Una manada de alpacas, fuente de lana y de carne.

Al final acabé corriendo 15 kilómetros de ida y vuelta en la isla. Llegué de regreso a Yumani, en el lado sur de la isla ya cuando el Sol se acababa de meter, con unos colores pasteles memorables en el cielo. Al estar cruzando una de las partes altas del pueblo, pude apreciar el Illampu y las cumbres nevadas de las montañas de la Cordillera Real, detrás de la costa del otro lado.

Las blancas cumbres de la Cordillera Real en la distancia.

Las blancas cumbres de la Cordillera Real en la distancia.

Sin duda el Lago Titicaca es un lugar impresionante que ofrece mucho y según testimonios de diferentes viajeros que me tocó conocer, la Isla del Sol es uno de los lugares más ideales para apreciar la belleza de este sagrado cuerpo de agua. Además de correr, en la Isla del Sol tuve la oportunidad de meterme a nadar en las aguas (muy frías) del Lago, de comer delicioso algunos de los platillos tradicionales, de dar caminatas escénicas que recompensan generosamente el esfuerzo físico de trepar cerros y que además de pronto revelan uno que otro vestigio arqueológico del ayer cultural local. ¡No dejen pasar la oportunidad de visitarlo si se les presenta!

Aquí me eché el chapuzón frío.

Aquí me eché el chapuzón frío.

Detalle de la ruta en Runkeeperhttps://runkeeper.com/user/ememorato/route/4532822

La Isla del Sol, Lago Titicaca, Bolivia.

La Isla del Sol, Lago Titicaca, Bolivia.

#WeekendTrails: Lima, Perú

Correr es ya parte de nuestro estilo de vida. Por ello, cuando podemos, aprovechamos el gusto por correr para explorar nuevos lugares. Por su naturaleza simple, el acto de correr permite apreciar un lugar desconocido desde una perspectiva única y rica en detalles. Viéndolo de esta manera, correr abre la posibilidad de conocer un nuevo lugar más íntimamente, entrando en contacto con sus diferentes características y sensaciones.

El Malecón de Miraflores.

El Malecón de Miraflores.

En este caso, la vida llevó a uno de nosotros a Lima, Perú, la cual es una ciudad excelente para correr debido a sus magníficas vistas del Océano Pacífico desde su Malecón de Miraflores. El Malecón ha sido convertido en un muy largo parque por el gobierno local y su éxito se puede apreciar a simple vista: está lleno de corredores, gente en bicicleta, niños jugando, parejas paseando y lectores tranquilamente disfrutando de un libro al atardecer. Es una zona muy bonita y segura, perfecta para aprovecharla para correr.

Vista del Océano Pacífico desde arriba del Malecón.

Vista del Océano Pacífico desde arriba del Malecón.

Básicamente hay dos rutas escénicas en esta zona: por arriba en el Malecón, mismo que está situado sobre las colinas que van paralelas a la costa, o por abajo corriendo al lado del Mar. Se puede también recorrer una ruta híbrida, como la que yo hice, en la cual se puede empezar arriba, desde la parte norte donde inicia el Malecón y posteriormente bajar por una bajada que se llama Balta para continuar corriendo hacia el sur, en dirección a Barranco, por la costa, casi sobre la arena.

La costa peruana yendo hacia el sur a Barranco.

La costa peruana yendo hacia el sur a Barranco.

La ruta es muy sencilla por ser costera; simplemente hay que seguir la línea del Mar, por donde sea que ésta te lleve. Dependiendo de cuánto quieras correr, puedes seguirte más hacia el sur, para luego dar media vuelta y regresar. En el camino podrás ver a los surfos paseándose sobre las olas, especialmente si vas por la mañana o por la tarde. Hay otras subidas además de Balta que se puedan aprovechar para volver a la parte alta donde está la civilización.

La bajada de Balta del Malecón a la playa.

La bajada de Balta del Malecón a la playa.

En caso de que te toque hacer esta ruta por la tarde, las puestas de Sol sobre el Mar son espectaculares, vale mucho la pena pasar por ahí justo a esas horas.

El Sol bajando, visto desde el Malecón de Miraflores.

El Sol bajando, visto desde el Malecón de Miraflores.

Debido a sus corrientes de viento marinas y a su altura sobre la costa, el Malecón de Miraflores es también un punto donde se practica el parapente. Si vas por la tarde, no sólo serás testigo de colores vespertinos mágicos, sino también de la gente flotando en el aire con sus paracaídas extendidos.

Los parapentes flotando.

Los parapentes flotando.

Además de la costa, Miraflores cuenta con algunas otras calles que son escénicas y cómodas para correr por sus andadores centrales (parecidos a los de la Condesa o Roma en la Ciudad de México). Varios locales con los que platiqué coinciden en que una de las mejores es la Avenida José Pardo, la cual no está lejos del Malecón y puedes fácilmente conectarla con tu ruta costera. Revisa el mapa de la ruta y verás que la última sección de mi paseo fue por esta avenida.

El andador de la Avenida José Pardo, a unas cuadras de la costa.

El andador de la Avenida José Pardo, a unas cuadras de la costa.

Lima es definitivamente mucho más que solamente Miraflores, pero en esta ocasión el tiempo solamente me permitió salir a correr en una ocasión. Si tienes oportunidad, vale la pena también recorrer la Avenida Arequipa hacia el norte, que prácticamente te puede llevar hasta el Centro Histórico de la ciudad, mismo que también ofrece vistas memorables para quien lo transita corriendo. Mi recomendación para el Centro es ir temprano, porque después está saturado de gente y la calidad del aire puede disminuir por la contaminación.

Fue una experiencia sumamente positiva recorrer la capital peruana sobre mis dos piernas; si la visitas date la oportunidad de conocerla desde esta única perspectiva.

Link de ruta en Runkeeperhttps://runkeeper.com/user/ememorato/route/4532141

Detalle de ruta.

Detalle de ruta.

#WeekendTrails: Tepoztlán - Ocotitlán

#WeekendTrails: Tepoztlán - Ocotitlán

Correr en Tepoztlán es una experiencia increíble. La vibra del Tepozteco, su historia y sus paisajes lo hacen de un lugar único y sumamente espiritual. 

No es fácil encontrar por donde correr ya que es frecuente encontrar pendientes sumamente empinadas o caminos cerrados por la vegetación, por lo que para este #WeekendTrail decidimos aventurarnos desde el centro de Tepoztlán al pueblo vecino de Santo Domingo Ocotitlán.

#WeekendTrails: Iztaccíhuatl

COMPARTE E INSPIRA

El Iztaccíhuatl (5.230 m) es la tercera montaña más alta de México. En esta edición de #Weekendtrail nos aventuramos a ella a un hike como entrenamiento y aclimatación para subir 6 días después el Citlaltépetl, la montaña más alta de México ( 5.636 m).

Iztaccihuatl

Primero, como todo aquel que quiera subir el Iztaccíhuatl, llegamos al Paso de Cortés dónde uno paga la entrada al parque.  Allí hay una extraordinaria vista del amante eterno del Iztaccíhuatl, el grandioso y activo volcán Popocatépetl (5.426 m). Así que aprovechamos para tomar unas fotos y admirar su majestuosidad.

Popocatépetl

Del Paso de Cortés manejamos por un camino de terracería hacía el Izta, hasta llegar a La Joya. Este es el último punto dónde uno puede estacionar su coche. Desde aquí comienza el hike hasta la cumbre. Uno puede tomar la ruta hacía el refugio del 100, que es el camino más común, o hacía el refugio de Ayoloco. Nosotros nos dirigimos hacía el refugio del 100.

Vista de La Joya Iztaccihuatl
erupcion del popocatepetl

Comenzamos nuestra caminata a un paso muy relajado, no teníamos prisa y la intención era sobre todo disfrutar el día en la montaña. No muy lejos del inicio de la caminata, vuelve  a haber un punto de vista hacía el Popocatépetl maravilloso. Nuevamente nos detuvimos en este punto un par de minutos para observarlo. Pudimos presenciar además una exhalación, suceso hipnotizante, en cámara lenta. 

Iztazzihuatl_AireLibre-16.jpg

Seguimos nuestro paso tranquilo cuesta arriba. En no mucho tiempo, sobre todo porque veníamos muy "distraídos" conversando sobre la vida y observando los paisajes, llegamos al refugio del 100. En este punto paramos unos cuantos minutos a comer un pequeño snack. Evaluamos la hora, ya que teníamos que estar en la Ciudad de México a las 4pm, y decidimos seguir un poco más por una pendiente particularmente inclinada hasta llegar a un punto conocido como la cruz de Guadalajara. 

Llegamos a la cruz de Guadalajara y aunque teníamos muchas ganas de seguir camino arriba, comenzamos nuestro descenso lentamente para poder llegar a tiempo de regreso. 

Este #weekendtrail nos sirvió mucho para irnos poniendo en sintonía con la montaña. Ya que es sustancialmente diferente correr en trail a intentar un asenso de alta montaña. El próximo #weekendtrail será de nuestra expedición el Pico de Orizaba ¡que emoción! 

COMPARTE E INSPIRA

#WeekendTrails: La Sierra de las Navajas

¡COMPARTE E INSPIRA!

Sonó el despertador a las 6:·30am y nos despertamos emocionados de poder presenciar el amanecer desde la entrada de nuestra tienda de acampar, que una noche anterior habíamos colocado de forma estratégica,  ante un espectacular paisaje de monte, nubes bajas y bosque tupido. Amanecimos en la Sierra de las Navajas. 

Fotos x  @maudac @valehamel y @dklinckwort 

Una semana y unos cuantos días antes, nuestros amigos de Trail Run Hidalgo nos habían extendido la invitación de ir a acampar a La Sierra de las Navajas a una sesión de fotografías para promocionar su siguiente carrera “Transnavajas”. Sin darle mucha vuelta, aceptamos la invitación.

De esta manera, el sábado 9 de Julio, después de haber ido a correr de 7am a 10am en El Valle del Conejo y un gran desayuno, subimos nuestras maletas a la camioneta y emprendimos el camino hacia Tulancingo, Hidalgo. A esta aventura se unió Martin Forstmann, una gran persona y excelente fotógrafo, mismo con quien durante el camino fuimos hablando de muchos temas, pero todo alrededor del trail running. Hay mucho que aprenderle a Martin.

Llegamos hambrientos a Tulancingo, y debido a que el crew de Trail Run Hidalgo todavía no llegaba al punto de encuentro, nos fuimos a comer a un restaurante sobre la carretera, donde la conversación sobre el trail running continuó de forma natural. 

Después del postre y café, llegó de pronto una camioneta Jeep roja cubierta de estampas de marcas y eventos deportivos. Indudablemente era Andoni Jardinez, el director y fundador de Trail Run Hidalgo. Llegó bien acompañado por Ana, Israel, dos labradores y un pastor alemán. 

Sin perder más tiempo, ya que pronto bajaría el sol, salimos del restaurante y tomamos el camino hacia la montaña. En no más de 40 min estábamos ya muy adentro y arriba de la sierra. Tuvimos que dejar las camionetas en un punto en el camino donde se había caído un árbol. 

Mochilas en espaldas y brazos empezamos a caminar por un sendero de subida. Ya se había puesto el sol y la luz era rosa, púrpura y gris, como en un sueño. Después de una breve evaluación, decidimos cual iba a ser el lugar donde armaríamos las tiendas de campaña. Lógicamente elegimos un spot con una vista espectacular y en donde el suelo parecía más amigable. 

Montamos nuestras tiendas ya casi en completa obscuridad.  El crew de Trail Run Hidalgo y Martin decidieron dormir a la intemperie con los perros. Acto seguido, juntamos varias rocas sueltas,  armamos un círculo con ellas y lo llenamos de madera, misma que Martin de forma protagónica se encargó de recolectar en el bosque. Después lo encendimos sin mayor dificultad. 

El crew de Trail Run Hidalgo nos tenía una sorpresa para la cena: pizzas a la fogata. Usando pan pita como suelo, sala de pizza como base, queso encima y verduras cocinadas en un sartén sobre una estufa de gas y la fogata. Improvisamos unas herramientas con madera para poder colocar las pizzas sobre el fuego para que no se quemaran directamente. ¡Un verdadero éxito! Las pizzas claramente fueron acompañadas de varias cervezas, que además ayudaron a dormir mejor. 

La siguiente mañana, después de quedar perplejos, cargados de felicidad y energía por tan bello amanecer, volvimos a prender la fogata ahora para un desayuno a cargo del crew de Aire Libre. Habíamos comprado la mañana anterior en el Valle del Conejo, después de correr, una bolsa de panes de nata, los cuales calentamos en la fogata y abrimos a la mitad para rellenar de cajeta, mermelada y/o mantequilla, que acompañamos con café. La mañana fue perfecta. 

Cargados de energía comenzamos el hike y sesión de fotos. Básicamente caminamos unos 5 km por una de las partes más escénicas de la carrera de Transnavajas. Cuando Martin detectaba un buen lugar, nos pedía que corriéramos de aquí para allá, solos, en fila, de subida y de bajada mientras él capturaba escenas con un increíble paisaje. 

Aprovechando que estábamos en tan único lugar, Andoni nos llevó a lo que se le conoce como la Cueva de Solís, una cueva donde un bandido que asaltaba la carretera solía guardar sus botines. Ahí al lado, había un curveado pasadizo de paredes de piedra por donde corría un riachuelo. Nos metimos a cruzarlo hasta salir del otro lado. Con cosas tan sencillas, nos estábamos divirtiendo como nunca. 

Continuamos el hike y las fotos, hasta que le dimos la vuelta a la ruta. Moríamos de hambre. Cuando regresamos al campamento, desmontamos lo más rápido que pudimos, dimos una última vista a tan mágico lugar y partimos.

Gracias a Andoni, Ana, Israel y Martin por habernos invitado a tan grandioso fin de semana. Disfrutamos en muchos sentidos la experiencia. Estamos muy contentos de poder haber participado y apoyado a tan increíble proyecto que Trail Run Hidalgo ha desarrollado de ejemplar forma y que ya ha estado operando por un tiempo considerable. 

Estamos seguros que la carrera Transnavajas 2016 será todo un éxito. Las inscripciones ya se abrieron, siguiendo este link pueden encontrar toda la información. Váyanse apuntando y por allá nos vemos. 

¡COMPARTE E INSPIRA!

#WeekendTrails: Fortín - Cuautlapan, Veracruz

¡COMPARTE E INSPIRA!

Cada viaje representa una nueva oportunidad para salir a correr y explorar nuevos territorios. Por lo general el acercamiento más directo a esto es abrir una aplicación de mapas y buscar lo que aparenta ser la ruta más divertida e interesante. Si hay partes verdes en el mapa, por lo general es ahí a donde hay que dirigirse. Justo así se dio este ultimo #WeekendTrail de entrenamiento en Fortín de las Flores, Veracruz.

t + f x @dklinckwort

Fortín de las Flores es un pequeño poblado en el estado de Veracruz, que limita con la ciudad de Córdoba, y los poblados de Naranjal y Ixtaczoquitlán. La comunidad de fortin se caracteriza por contar con un gran numero de inmigrantes suramericanos entre sus habitantes, quienes en su mayoría viajaban sobre "La Bestia", el famoso tren que ha sido por años el medio de transporte de miles de suramericanos que buscan cruzar México para llegar a los Estados Unidos. Por las noches es muy común escuchar el sonido de la bestia cuando atraviesa Fortín.

Esta ruta nos llevo de Fortín al poblado vecino de Cuautlapan a través de una carretera perdida entre una increible vegetación selvatica. Es importante tener mucho cuidado e ir acompañados al hacer esta ruta, ya que correr sobre una estrecha carretera de dos carriles en medio de un bosque tropical puede ser peligroso

¡COMPARTE E INSPIRA!

#WeekendTrails: Camino Real de Amatlán a Latuvi (Sierra Norte de Oaxaca)

#WeekendTrails: Camino Real de Amatlán a Latuvi (Sierra Norte de Oaxaca)

El Camino Real es una ruta prehispánica  que se cree unía a las ciudades zapotecas de los Valles Centrales con el Golfo de México. A lo largo de la ruta se pueden observar vestigios del camino original de piedra, parte del trayecto lo caminarás a la orilla de un río, cruzarás un cañón y podrás observar la vegetación ejemplo de la maravillosa diversidad biológica de la Sierra Norte.