#WeekendTrails: La Sierra de las Navajas

¡COMPARTE E INSPIRA!

Sonó el despertador a las 6:·30am y nos despertamos emocionados de poder presenciar el amanecer desde la entrada de nuestra tienda de acampar, que una noche anterior habíamos colocado de forma estratégica,  ante un espectacular paisaje de monte, nubes bajas y bosque tupido. Amanecimos en la Sierra de las Navajas. 

Fotos x  @maudac @valehamel y @dklinckwort 

Una semana y unos cuantos días antes, nuestros amigos de Trail Run Hidalgo nos habían extendido la invitación de ir a acampar a La Sierra de las Navajas a una sesión de fotografías para promocionar su siguiente carrera “Transnavajas”. Sin darle mucha vuelta, aceptamos la invitación.

De esta manera, el sábado 9 de Julio, después de haber ido a correr de 7am a 10am en El Valle del Conejo y un gran desayuno, subimos nuestras maletas a la camioneta y emprendimos el camino hacia Tulancingo, Hidalgo. A esta aventura se unió Martin Forstmann, una gran persona y excelente fotógrafo, mismo con quien durante el camino fuimos hablando de muchos temas, pero todo alrededor del trail running. Hay mucho que aprenderle a Martin.

Llegamos hambrientos a Tulancingo, y debido a que el crew de Trail Run Hidalgo todavía no llegaba al punto de encuentro, nos fuimos a comer a un restaurante sobre la carretera, donde la conversación sobre el trail running continuó de forma natural. 

Después del postre y café, llegó de pronto una camioneta Jeep roja cubierta de estampas de marcas y eventos deportivos. Indudablemente era Andoni Jardinez, el director y fundador de Trail Run Hidalgo. Llegó bien acompañado por Ana, Israel, dos labradores y un pastor alemán. 

Sin perder más tiempo, ya que pronto bajaría el sol, salimos del restaurante y tomamos el camino hacia la montaña. En no más de 40 min estábamos ya muy adentro y arriba de la sierra. Tuvimos que dejar las camionetas en un punto en el camino donde se había caído un árbol. 

Mochilas en espaldas y brazos empezamos a caminar por un sendero de subida. Ya se había puesto el sol y la luz era rosa, púrpura y gris, como en un sueño. Después de una breve evaluación, decidimos cual iba a ser el lugar donde armaríamos las tiendas de campaña. Lógicamente elegimos un spot con una vista espectacular y en donde el suelo parecía más amigable. 

Montamos nuestras tiendas ya casi en completa obscuridad.  El crew de Trail Run Hidalgo y Martin decidieron dormir a la intemperie con los perros. Acto seguido, juntamos varias rocas sueltas,  armamos un círculo con ellas y lo llenamos de madera, misma que Martin de forma protagónica se encargó de recolectar en el bosque. Después lo encendimos sin mayor dificultad. 

El crew de Trail Run Hidalgo nos tenía una sorpresa para la cena: pizzas a la fogata. Usando pan pita como suelo, sala de pizza como base, queso encima y verduras cocinadas en un sartén sobre una estufa de gas y la fogata. Improvisamos unas herramientas con madera para poder colocar las pizzas sobre el fuego para que no se quemaran directamente. ¡Un verdadero éxito! Las pizzas claramente fueron acompañadas de varias cervezas, que además ayudaron a dormir mejor. 

La siguiente mañana, después de quedar perplejos, cargados de felicidad y energía por tan bello amanecer, volvimos a prender la fogata ahora para un desayuno a cargo del crew de Aire Libre. Habíamos comprado la mañana anterior en el Valle del Conejo, después de correr, una bolsa de panes de nata, los cuales calentamos en la fogata y abrimos a la mitad para rellenar de cajeta, mermelada y/o mantequilla, que acompañamos con café. La mañana fue perfecta. 

Cargados de energía comenzamos el hike y sesión de fotos. Básicamente caminamos unos 5 km por una de las partes más escénicas de la carrera de Transnavajas. Cuando Martin detectaba un buen lugar, nos pedía que corriéramos de aquí para allá, solos, en fila, de subida y de bajada mientras él capturaba escenas con un increíble paisaje. 

Aprovechando que estábamos en tan único lugar, Andoni nos llevó a lo que se le conoce como la Cueva de Solís, una cueva donde un bandido que asaltaba la carretera solía guardar sus botines. Ahí al lado, había un curveado pasadizo de paredes de piedra por donde corría un riachuelo. Nos metimos a cruzarlo hasta salir del otro lado. Con cosas tan sencillas, nos estábamos divirtiendo como nunca. 

Continuamos el hike y las fotos, hasta que le dimos la vuelta a la ruta. Moríamos de hambre. Cuando regresamos al campamento, desmontamos lo más rápido que pudimos, dimos una última vista a tan mágico lugar y partimos.

Gracias a Andoni, Ana, Israel y Martin por habernos invitado a tan grandioso fin de semana. Disfrutamos en muchos sentidos la experiencia. Estamos muy contentos de poder haber participado y apoyado a tan increíble proyecto que Trail Run Hidalgo ha desarrollado de ejemplar forma y que ya ha estado operando por un tiempo considerable. 

Estamos seguros que la carrera Transnavajas 2016 será todo un éxito. Las inscripciones ya se abrieron, siguiendo este link pueden encontrar toda la información. Váyanse apuntando y por allá nos vemos. 

¡COMPARTE E INSPIRA!