#WeekendTrails: Guadalajara, Jalisco, México

En Guadalajara, de forma similar que en la Ciudad de México, hay muchas atracciones arquitectónicas e históricas que vale toda la pena apreciar y ver. Como siempre abogamos en Aire Libre, la mejor forma de explorar los rincones más interesantes y dignos de ver, es corriendo. Hace un par de semanas visité la segunda ciudad más grande de México por temas de trabajo y aproveché mi hospedaje en la colonia Ladrón de Guevara, por la conocida y transitada avenida Hidalgo, para salir muy temprano por la mañana a dar un buen paseo corriendo.

Mi intención fue correr hacia el centro histórico de la ciudad, donde se encuentran edificios coloniales que dan gran parte de su identidad a Guadalajara: la Catedral, el Palacio de Gobierno, el Teatro Degollado y el Hospicio Cabañas (hay varios más, pero éstos fueron los principales por los que quise pasar). Para hacerlo, me fui casi en línea recta hacia el oriente, por las calles de las hermosas colonias antiguas cercanas a Avenida Chapultepec; primero por Justo Sierra y después por la misma Hidalgo, la cual desemboca prácticamente frente a la Catedral de Guadalajara.

La Catedral de Guadalajara a la hora del amanecer.

La Catedral de Guadalajara a la hora del amanecer.

Después de echar un vistazo a la que es considerada una de las catedrales más impresionantes del país, me seguí corriendo justo por su costado norte para llegar a la Plaza de la Liberación que está justo a sus espaldas.

Las espaldas de la Catedral, desde la Plaza de la Liberación.

Las espaldas de la Catedral, desde la Plaza de la Liberación.

Del otro lado de la plaza está el icónico Teatro Degollado, probablemente el más importante de la ciudad. El centro tiene andadores peatonales que son ideales para correr temprano por la mañana, ya que son seguros, evitan tener que cruzar calles con semáforos y a esas horas están prácticamente vacíos. A partir del Teatro Degollado la ruta sigue justamente por uno de estos andadores, el cual lleva directamente hasta la Plaza Iberoamérica, donde se encuentra el emblemático Hospicio Cabañas. Tuve oportunidad de tomar una buena foto mientras estaba amaneciendo detrás del ahora imponente museo.

El sol salía detrás del Hospicio Cabañas.

El sol salía detrás del Hospicio Cabañas.

Llegó entonces el momento de dar media vuelta para regresar por donde había llegado. Retorné por el mismo andador, hasta llegar nuevamente hasta la Catedral, esta vez por el costado sur, donde se encuentra el zócalo, llamado Plaza de Armas, y donde se encuentra también el barroco Palacio de Gobierno del Estado de Jalisco. De ahí, para no complicarme mucho, corrí hasta la calle Juárez, misma que es bastante transitada, pero nuevamente por las tempranas horas del día, el tránsito no era aún pesado. La calle Juárez es la que eventualmente se transforma en la conocida Avenida Vallarta, pero justo antes de cambiar de nombre, permite pasar al lado de la Rectoría de la Universidad de Guadalajara, la segunda más grande casa de estudios de México (después de la UNAM) y la cual tiene todo el sentido apreciar. A espaldas del Museo de las Artes de la UDG, hacia el sur de la Rectoría sobre la Avenida Enrique Díaz de León, surge de pronto a la vista el gótico Templo Expiatiorio con sus afiladas torres, rodeado por un modesto parque.

El Templo Expiatorio.

El Templo Expiatorio.

Correr por el Expiatorio permite acercarse al inicio de la sección que considero la más bonita de la calle que considero la más hermosa de todo Guadalajara: la Avenida Libertad (es mi opinión). Justamente recorrer la sección de esta calle que comprende desde la Avenida Díaz de León hasta la Avenida Chapultepec representa un deleite para los sentidos. Es una avenida amplia, llena de antiguos árboles frondosos, de casonas bien preservadas de las épocas de oro de la colonia Americana, de gente pasando veloz en sus bicicletas y de varios lugares sumamente simpáticos para desayunar, comer o echar el café. Creo que lo ideal sería que ustedes recorran esa parte de la Calle Libertad y después me digan qué les pareció.

Panorámica de Guadalajara al atardecer.

Panorámica de Guadalajara al atardecer.

Pasando ya la parte atractiva de Libertad, me pasé a la Avenida de La Paz, la cual no carece tampoco de vistas que valen la pena. Crucé Avenida Chapultepec, continuando así hacia el poniente e ingresando en la colonia Lafayette. Posteriormente crucé la Avenida Unión (hacia el norte cambia de nombre a Avenida Américas) y continué hasta la colonia Arcos Vallarta, donde ya me detuve a unas cuantas cuadras de la Glorieta de la Minerva. Lo único que pude pensar al detenerme fue en el recuento de todos los lugares tan interesantes por los que pasé en menos de una hora corriendo. Por eso digo que es de las mejores rutas que he hecho en Guadalajara.

Otra de la Catedral de día.

Otra de la Catedral de día.

¡Les recomiendo la prueben y nos platican qué les pareció! Lo ideal es ir temprano por la mañana, saliendo a las 6:15 o 6:30 de la mañana; así se evitan tránsito excesivo y autos echando sus gases tóxicos a su lado. Además, Guadalajara es una ciudad con mañanas muy frescas, van a disfrutar el rico frío de esas horas matutinas. ¡Disfruten su corrida urbana por la urbe tapatía!

Detalle de la ruta en Runkeeperhttps://runkeeper.com/user/ememorato/route/4545560