Las 5 cosas que aprendí corriendo 127km, sólo y sin asistencia, por la Sierra Sur de Oaxaca.

Del 28 al 30 de Diciembre 2017 emprendí una aventura con nadie más que conmigo mismo.Lo que conceptualmente quería hacer era correr de las montañas al sur del Estado de Oaxaca, hasta llegar a La Mar (“How people call her in Spanish when they love her” - Hemingway).

La distancia total calculada era de 125km que después de trabajo de investigación y análisis de mapas, determine que haría en 4 días. 

IMG-9636.JPG

 

Durante el segundo día de la aventura, sintiéndome fuerte físicamente y mentalmente, decidí juntar día 3 y 4 en uno sólo. Así termine corriendo 30km el primer día de Miahuatlán de Porfirio Díaz a San Pablo Coatlán. El segundo día corrí 41km de San Pablo a San Baltazar Loxicha y el último día corrí 56km hasta llegar a Zicatela. 

Me toco vivir, sentir y pensar muchas cosas durante esta aventura completamente sólo, aquí les comparto 5 de ellas:

1. La gran mayoría de los humanos que viven en ciudades aceleradas esperan resultados inmediatos. Sin embargo, la realidad es diferente. Lamentablemente las cosas tardan siempre más tiempo en suceder. Este fenómeno se extrapola perfectamente para las ultra distancias. Cuando esperas que pasando el cerro de enfrente vas a llegar al pueblo donde pasarás la noche, siempre te falta un buen cacho más. Ese cacho a veces no son precisamente kilómetros, sino cabeza. Lo que sin duda alguna hará que sigas y perdures son dos elementos esenciales para la vida: pasión y determinación. Si no hay pasión , ni determinación, mejor ni empieces. Verás que cuando te empieces a desesperar, abandonarás. Ser consciente de el fenómeno "¡quiero que suceda todo ahora!", ayuda a trabajarlo. En otras palabras, ayuda a trabajar la paciencia. Determinado, apasionado y paciente, llegarás lejos, 127km. 

FullSizeRender_2.jpg
FullSizeRender_11.jpg
FullSizeRender.jpg

 

2. La analogía de que el cuerpo es una maquina, no ma había quedado nunca tan clara cómo durante esta aventura. Nuestro cuerpo, nuestro propia máquina de desplazamiento, si se calienta se estropea tanto física como mentalmente. El último día, cuando decidí correr 56km, para evitar estar expuesto a mucho sol, comencé a correr a las 5am. A pesar de madrugar, cuando me dieron las 11am aún me faltaban 20km. El calor y el sol me empezaron a martillar. La mente es la primera en fallar, comienza la desesperación. Le sigue el cuerpo, tu rendimiento baja. De repente ya no puedes ir a un sostenido y buen ritmo. Te empiezas a arrastrar. Por suerte, esta última parte de toda la ruta era la más habitada, por lo que cuando vi una tiendita en un pueblo, frene a preguntar si tenían hielos. Un puñado de hielos fue a mi gorra, el puñado más grande fue a mi “headband", que después coloque en la nuca y un pequeño puñado fue directo al interior de mis shorts. Cuando volví a correr, como si fuera magia, ya no habían pensamientos negativos, me sentía ligero y mi físico acompaño a la mente. Pude volver a retomar un paso bueno y sostenido, hasta que todo se derritió, me volví a calentar y pare en otra tiendita.

IMG-9735.JPG
IMG-9670.JPG

 

3. Por más trágico y triste que suene (no lo es, simplemente nos han hecho creer que sí) hay una realidad absoluta y está es que en este mundo estamos completamente solos. Tu, contigo y contigo mismo. Considerando está verdad, para poder vivir plenamente uno tiene que aprender a amarse. Para  amarse uno se tiene que conocer y la mejor manera es estando solo. El segundo día, cuando ya llevaba cómo 25km, estaba cruzando un tupido, silencioso y fresco bosque. Sin esfuerzo o acto consciente, empece a escuchar al sutil viento mover los árboles y de repente cada una de mis células sintió mi soledad y lejanía de todo. Lo sentí, no lo pensé. Este sentimiento causó en mi cierto miedo, pero al mismo tiempo emoción. El clásico "me gusta, pero me asusta." Hay que exponerse, hay que salir de la zona de comfort, hay que estar solos.

IMG-9629.JPG
IMG-9701.JPG

 

4. Si corres por más de 42km, ten por seguro que estarás muchas veces bajoneado  y muchas otras mega "high". El 17 de junio 2018 tengo una carrera de 102km con un desnivel positivo de +5mil, en la montaña más alta de Alemania. Sé que me va a costar mucha mente. Por ende, busque con esta aventura vivir sensaciones similares. Para acostumbrarme y saber que cuando este todo desesperado y piense que debería de ya ponerle fin a todo, si continúo, voy a salir de ese mal trip y al rato voy a estar cantando y agradeciendo al universo por ponerme allí, sintiéndome la persona más afortunada del mundo. Al rato voy a querer morirme nuevamente.

IMG-9772.JPG

5.En la Sierra Sur de Oaxaca no conocen el verbo correr. Cada que cruzaba un pueblo y podía conversar con locales, cuando les explicaba lo que estaba haciendo, parecía que no entendían. Porqué cuando ellos le explicaban a su compadre o comadre lo que estaba haciendo, siempre todos decían: "este tipo está caminando y va hasta Puerto Escondido." Yo tenía que corregir y decir, "no estoy caminando, estoy corriendo." Y entonces solo se quedaban con una cara pensativa extraña. Y volvían a contarle a su siguiente amigo: "mira, este tipo está caminando." Después de vivir esta situación como 5 veces, deje de intentar de corregir a la gente. Al parecer correr es algo insólito para la gente de los pueblos que me tocó cruzar. 

IMG-9604.JPG
IMG-9578.JPG
FullSizeRender19.jpg

Esta experiencia sin duda fue una gran aventura. Una más que contar y una que abre las puertas a muchas más que vendrán.

Texto y fotos: @maudac

 

Comparte e inspira 🖤

Un poco sobre The Speed Project

Es un poco difícil platicar sobre lo que sucedió entre el viernes 30 de Marzo y el domingo 1 de Abril. Durante esas fechas corrimos 540 km de Los Angeles a Las Vegas sin parar.

Eso es The Speed Project.

IMG_5100.JPG
IMG_5108.JPG

Eramos un equipo de 6 corredores, por no decir guerreros, y teníamos un equipo de apoyo de 3 grandes capitanes. Los 540 km fueron divididos casi equitativamente entre los 6 corredores. La estrategia definida dictaba que correríamos distintas distancias en cada tramo dependiendo de la hora del día, el clima y otros factores. A veces corríamos 10km seguidos, nos subíamos a la camioneta RV, descansábamos un buen tiempo y volvíamos a correr 10km. Otras veces corríamos sólo 1.5 km, nos subíamos a la camioneta RV, y muy rápidamente nos tocaba correr otra vez lo mismo.

Esta secuencia, como una rueda de la fortuna, me agoto tanto que no recuerdo con tanta exactitud qué, ni cómo corrí.

De nuestro equipo se podría decir que yo era el integrante con más experiencia en términos de largas distancias, trail running y aventura. Sin embargo siempre hay que recordar que siempre es un baile distinto. Uno tiene que ser humilde. Puede que ya hayas corrido distancias más largas y en condiciones más adversas, pero esto nunca determinará como te va a ir en otras aventuras. 

Esta fue mi primera experiencia corriendo una carrera de relevos. Fue muy divertido. En un relevo aprendí que tú solo eres una pequeña parte de una gran maquina en movimiento que tiene que funcionar armoniosamente para que se traslade sin fricción hasta Las Vegas. Si una parte de esa máquina deja de funcionar, todo se ve afectado. Yo tuve la fortuna de ser parte de una máquina compuesta de hermosas y muy diferentes partes que se balanceaban naturalmente. Funciono tan armoniosamente que nos llevo de Los Angeles a Las Vegas 540km en 44 horas con 26 minutes. Eso es a un paso promedio apróx. de 4:52 km/min. Además llegamos sin sufrir ninguna lesión y felices como niños en navidad. 

Las amistades que rápidamente se construyen entre todos los equipos de diferentes partes del mundo es otra cosa admirable de esta aventura. De lo mejor de esta experiencia era pasar a lado de un corredor de otro equipo y echarle porras, apoyarlo y  desearle/lanzarle buenas vibras. La cantidad de amor que uno le daba a un corredor era directamente proporcional a la cantidad de amor que una recibía de regreso cuando corrías. En nuestro caso nos toco compartir muchos kilómetros con un equipo de Australia AM:PM.  Conectamos de una manera tan profunda que terminamos siendo hermanos. No puedo esperar a volver a compartir kilómetros con ellos en el futuro. Sea en Mexico, en Australia o donde sea.

Gracias a Sindo @odnis por invitarme a ser parte de esta aventura. Esta es la primera colaboración de muchas entre DROMO LIBRE. Gracias a mi hermano Micho @rojkind y a Choco @choco_cldn por su poderosa energía y presencia. Gracias y me quito el sombrero por las increíbles chicas corredoras de mi equipo Yola @yola_romay, Regis @reginagutz y  Maguie @maguiesonriks. En sus ojos y sonrisas vi un claro reflejo de su amor por correr. Eso las hace las extraordinarias corredoras que son. Gracias Chris @chrisbar y Cynthia @cfranch_ por esa gran vibra y por hacer que todo el show detrás de camaras funcionara perfectamente.

Gracias a Janji @janji , MIGÖ @migooutdoors  y Lululemon @lululemon por proveernos de ropa y equipo (muy cool y funcional) para correr esta aventura. 

 

Texto: Mauricio Díaz @maudac 

Fotos: Sindo @odnis


La Legendaria Chupinaya

La Legendaria Chupinaya

Si bien recuerdo fue en la carrera de 32km de Trail Run Hidalgo en Mineral del Chico hace unos meses cuando por primera vez escuche de Chupinaya. Nos contaron nuestros nuevos y chidísimos amigos Nino, Ketchu, Tito y Dory de una legendaria y brutal carrera de 13km, donde los corredores vomitaban, gente del pueblo donde sucede la carrera se monta en la ruta y le ofrece tequila a los corredores, una vertical y dolorosa carrera donde en vez de porras, la gente te “bullea”.

Un día en #Transamericana

¡COMPARTE E INSPIRA!

El fin de semana del 22 y 23 de julio, así como la mayor parte del lunes 24 de julio (2017), el Equipo Aire Libre tuvo la singular oportunidad de acompañar a Rickey Gates, un corredor y ultramaratonista profesional oriundo de Colorado, en una pequeña sección de su proyecto #TransAmericana. Todo esto constituyó un hecho notable para nosotros, ya que antes de recibir la invitación a correr con Rickey, nosotros ya seguíamos de cerca #transamericana a través de su cuenta personal de Instagram.

AireLibre_RickeyGates-41.jpg

Dicho proyecto de fusión entre la resistencia de correr para explorar largas distancias y el sentido antropológico de conocer las culturas de las personas presentes en los lugares visitados, resonó fuertemente con nuestra esencia como Aire Libre. Cuando comenzamos a seguir los pasos de Rickey a través del vasto territorio de Estados Unidos, jamás creímos que tendríamos la oportunidad de compartir algunos de esos pasos a su lado. No obstante, una mañana nos tomó desprevenidos un correo de Patricia Oudit, una periodista francesa, extendiendo una invitación a ser parte, por un par de días, de esta gran odisea.

No tuvimos que pensarlo dos veces para aceptar felices la propuesta.

AireLibre_RickeyGates-40.jpg

 

CORRIENDO POR ALGÚN LUGAR DE CALIFORNIA

Llegó entonces el día de viajar a San Francisco, California. Recibimos instrucciones de movernos hasta Davis, en el valle central agrícola del norte de California.

Diptico-tren.jpg

Ahí nos reunimos con Patricia y con Jeremy Bernard, su colega de Neuf Dixieme, también originario de las montañas de Francia y un talentoso fotógrafo de aventura. Nos movimos hasta Winters, California, un pueblo del que jamás habíamos escuchado, y al entrar a uno de los bares de su centro, nos encontramos con Rickey Gates en persona, junto con su amiga Anna Frost, ultramaratonista kiwi (de Nueva Zelanda) y reconocida ganadora de legendarias carreras como la Hardrock 100.

AireLibre_RickeyGates-17.jpg
AireLibre_RickeyGates-16.jpg

Más allá de las millas y los paisajes sorpresivos que nos tocó compartir con Rickey y Anna aquella tarde y al día siguiente, lo más cautivante de la experiencia fue escuchar las historias de estos veteranos atletas, quienes literalmente han recorrido enormes distancias a lo largo de sus carreras.

AireLibre_RickeyGates-38.jpg

Asimismo, pudimos ver que con Rickey, más que planear el siguiente destino, lo que realmente hicimos fue fluir serenamente por el mapa hacia el suroeste.

AireLibre_RickeyGates-43.jpg

 

EL ARTE DE DISFRUTAR CADA MILLA

AireLibre_RickeyGates-7.jpg
AireLibre_RickeyGates-20.jpg
AireLibre_RickeyGates-32.jpg

This is our next stop: Turtle Rock.”, y al escuchar sus palabras nosotros nos imaginamos alguna piedra o roca en forma de tortuga que evidentemente tenía que marcar el final de ese día de correr. “Oh no, it’s just a bar in the middle of the highway.”, y así nos enteramos de que Rickey había visitado ese modesto abastecimiento 20 años antes, en un viaje en bicicleta.

AireLibre_RickeyGates-47.jpg

Aprovechamos entonces la ocasión para ser parte de ese momento de nostalgia, el cual fue acompañado por personajes muy particulares, por cervezas adecuadamente frías (hizo mucho calor ese día) y por egg rolls de renombre regional.

DIPTICO-TURTLE-ROCK.jpg

¿Fueron 20 millas, o 22 o menos? No estamos seguros, porque lo memorable de la experiencia definitivamente no fue eso. Más bien pudimos ver que las joyas de cada día para Rickey eran más bien las personas, con toda su amplia diversidad, que acababa conociendo después de tantas zancadas. Su acervo fotográfico de #transamericana no nos dejará mentir.

AireLibre_RickeyGates-49.jpg
AireLibre_RickeyGates-27.jpg
AireLibre_RickeyGates-28.jpg

Al despedirnos de este hombre lleno de determinación y de seguridad en que cada uno de sus pasos valió el esfuerzo monumental de 5 meses corriendo, cerramos justamente con esa imagen: un Rickey Gates chocando vasos sonriente y rodeado de nuevos amigos que le invitaban cervezas como si lo hubieran conocido desde siempre.

AireLibre_RickeyGates-26.jpg
AireLibre_RickeyGates-50.jpg
AireLibre_RickeyGates-8.jpg

Texto por @ememorato

Fotos por @dklinckwort, @maudac y @ememorato

¡Comparte e inspira!


instagram Block
This is an example. To display your Instagram posts, double-click here to add an account or select an existing connected account. Learn more

Andy Azul

Andy Azul

Al principio no importa si no tienes los tenis o ropa adecuada, o la más mínima idea sobre postura y zancada correcta, si eres lento o si no aguantas ni un kilómetro (yo me cansaba a los 500 m),todo eso vendrá con el tiempo, simplemente sal a correr y ya, camina si te cansas, pero que tu impulso y voluntad de hacer algo no se queden en una idea.

Don Chapito, el Hombre Medicina Seri

Don Chapito, el Hombre Medicina Seri

Su mirada refleja un misterioso estado de conciencia que hace preguntarse si es el de un sabio anciano o el de un inocente niño. Su cuerpo parece ágil y elástico, a pesar de que es un cuerpo que tiene ya alrededor de 85 años (la realidad es que nadie sabe con exactitud su edad). Su presencia es fuerte, pero al mismo tiempo ligera.