Las 5 cosas que aprendí corriendo 127km, sólo y sin asistencia, por la Sierra Sur de Oaxaca.

Del 28 al 30 de Diciembre 2017 emprendí una aventura con nadie más que conmigo mismo.Lo que conceptualmente quería hacer era correr de las montañas al sur del Estado de Oaxaca, hasta llegar a La Mar (“How people call her in Spanish when they love her” - Hemingway).

La distancia total calculada era de 125km que después de trabajo de investigación y análisis de mapas, determine que haría en 4 días. 

IMG-9636.JPG

 

Durante el segundo día de la aventura, sintiéndome fuerte físicamente y mentalmente, decidí juntar día 3 y 4 en uno sólo. Así termine corriendo 30km el primer día de Miahuatlán de Porfirio Díaz a San Pablo Coatlán. El segundo día corrí 41km de San Pablo a San Baltazar Loxicha y el último día corrí 56km hasta llegar a Zicatela. 

Me toco vivir, sentir y pensar muchas cosas durante esta aventura completamente sólo, aquí les comparto 5 de ellas:

1. La gran mayoría de los humanos que viven en ciudades aceleradas esperan resultados inmediatos. Sin embargo, la realidad es diferente. Lamentablemente las cosas tardan siempre más tiempo en suceder. Este fenómeno se extrapola perfectamente para las ultra distancias. Cuando esperas que pasando el cerro de enfrente vas a llegar al pueblo donde pasarás la noche, siempre te falta un buen cacho más. Ese cacho a veces no son precisamente kilómetros, sino cabeza. Lo que sin duda alguna hará que sigas y perdures son dos elementos esenciales para la vida: pasión y determinación. Si no hay pasión , ni determinación, mejor ni empieces. Verás que cuando te empieces a desesperar, abandonarás. Ser consciente de el fenómeno "¡quiero que suceda todo ahora!", ayuda a trabajarlo. En otras palabras, ayuda a trabajar la paciencia. Determinado, apasionado y paciente, llegarás lejos, 127km. 

FullSizeRender_2.jpg
FullSizeRender_11.jpg
FullSizeRender.jpg

 

2. La analogía de que el cuerpo es una maquina, no ma había quedado nunca tan clara cómo durante esta aventura. Nuestro cuerpo, nuestro propia máquina de desplazamiento, si se calienta se estropea tanto física como mentalmente. El último día, cuando decidí correr 56km, para evitar estar expuesto a mucho sol, comencé a correr a las 5am. A pesar de madrugar, cuando me dieron las 11am aún me faltaban 20km. El calor y el sol me empezaron a martillar. La mente es la primera en fallar, comienza la desesperación. Le sigue el cuerpo, tu rendimiento baja. De repente ya no puedes ir a un sostenido y buen ritmo. Te empiezas a arrastrar. Por suerte, esta última parte de toda la ruta era la más habitada, por lo que cuando vi una tiendita en un pueblo, frene a preguntar si tenían hielos. Un puñado de hielos fue a mi gorra, el puñado más grande fue a mi “headband", que después coloque en la nuca y un pequeño puñado fue directo al interior de mis shorts. Cuando volví a correr, como si fuera magia, ya no habían pensamientos negativos, me sentía ligero y mi físico acompaño a la mente. Pude volver a retomar un paso bueno y sostenido, hasta que todo se derritió, me volví a calentar y pare en otra tiendita.

IMG-9735.JPG
IMG-9670.JPG

 

3. Por más trágico y triste que suene (no lo es, simplemente nos han hecho creer que sí) hay una realidad absoluta y está es que en este mundo estamos completamente solos. Tu, contigo y contigo mismo. Considerando está verdad, para poder vivir plenamente uno tiene que aprender a amarse. Para  amarse uno se tiene que conocer y la mejor manera es estando solo. El segundo día, cuando ya llevaba cómo 25km, estaba cruzando un tupido, silencioso y fresco bosque. Sin esfuerzo o acto consciente, empece a escuchar al sutil viento mover los árboles y de repente cada una de mis células sintió mi soledad y lejanía de todo. Lo sentí, no lo pensé. Este sentimiento causó en mi cierto miedo, pero al mismo tiempo emoción. El clásico "me gusta, pero me asusta." Hay que exponerse, hay que salir de la zona de comfort, hay que estar solos.

IMG-9629.JPG
IMG-9701.JPG

 

4. Si corres por más de 42km, ten por seguro que estarás muchas veces bajoneado  y muchas otras mega "high". El 17 de junio 2018 tengo una carrera de 102km con un desnivel positivo de +5mil, en la montaña más alta de Alemania. Sé que me va a costar mucha mente. Por ende, busque con esta aventura vivir sensaciones similares. Para acostumbrarme y saber que cuando este todo desesperado y piense que debería de ya ponerle fin a todo, si continúo, voy a salir de ese mal trip y al rato voy a estar cantando y agradeciendo al universo por ponerme allí, sintiéndome la persona más afortunada del mundo. Al rato voy a querer morirme nuevamente.

IMG-9772.JPG

5.En la Sierra Sur de Oaxaca no conocen el verbo correr. Cada que cruzaba un pueblo y podía conversar con locales, cuando les explicaba lo que estaba haciendo, parecía que no entendían. Porqué cuando ellos le explicaban a su compadre o comadre lo que estaba haciendo, siempre todos decían: "este tipo está caminando y va hasta Puerto Escondido." Yo tenía que corregir y decir, "no estoy caminando, estoy corriendo." Y entonces solo se quedaban con una cara pensativa extraña. Y volvían a contarle a su siguiente amigo: "mira, este tipo está caminando." Después de vivir esta situación como 5 veces, deje de intentar de corregir a la gente. Al parecer correr es algo insólito para la gente de los pueblos que me tocó cruzar. 

IMG-9604.JPG
IMG-9578.JPG
FullSizeRender19.jpg

Esta experiencia sin duda fue una gran aventura. Una más que contar y una que abre las puertas a muchas más que vendrán.

Texto y fotos: @maudac

 

Comparte e inspira 🖤